¡Hola, privacidad! Adiós, Google Analytics

Publicado el 16 de mayo de 2017 por en Desarrollo web, Privacidad

Hace tiempo que no publico nada en la sección del blog sobre desarrollo web y he decidido retomarla con una serie de entradas sobre privacidad. En esta serie te contaré las medidas que estoy adoptando para respetar tu privacidad cuando navegas en la web de Nosturi y cómo puedes implementarlas en tus propias páginas, comenzando por la más importante de todas: dejar de enviar a terceros los datos de navegación de tus usuarios. Pero primero veamos qué es la privacidad en internet y por qué es importante.

La privacidad en internet

Wikipedia define la privacidad en internet como “el derecho de la privacidad personal en relación con el almacenamiento, la reutilización, la provisión a terceros y la exhibición de información relativa a uno mismo a través de Internet”.

Servicios web como el buscador de Google, Gmail, Facebook o Whatsapp, por dar algunos ejemplos, son gratuitos porque sus usuarios producen muchísima información a diario y las empresas que hay detrás obtienen un gran beneficio económico de ella. Aunque no tengamos nada que ocultar y los datos que esas empresas guardan se utilicen principalmente para mostrarnos publicidad personalizada, estamos consintiendo que sepan cosas sobre nosotros que probablemente no divulgaríamos en público, como nuestro estado de salud (¿quién no ha buscado alguna vez en Google información sobre síntomas que le preocupan?), dónde hemos estado en cada momento a lo largo del día o lo que hablamos con nuestros amigos o familiares. Además, el saber que nos vigilan hace que muchas veces no nos expresemos en la red igual que lo haríamos cara a cara, lo que supone una amenaza a la libertad de expresión.

Hay que tener en cuenta también que lo que la sociedad considera malo cambia con el tiempo. Puede que hoy no tengamos motivos para ocultar nuestra orientación sexual, pero que mañana cambie la ley en el país donde vivimos, como ocurrió en Chechenia en 1996, y tengamos buenos motivos para no querer que la policía sepa con quién nos vamos a la cama. Ni siquiera es necesario que nuestra actividad pueda ser considerada ilegal para que deseemos mantenerla en privado, ya que las empresas investigan cada vez más los perfiles en las redes sociales de sus futuros empleados y no está muy bien visto estar afiliado a un sindicato o tener una enfermedad venérea.

Sobre todo ello se habló los pasados 11 y 12 de mayo en las JASyP (Jornadas sobre Anonimato, Seguridad y Privacidad) organizadas en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de Granada por Interferencias, Hack&Beers y Follow The Rabbit. Tuve la ocasión de acudir como oyente a estas jornadas y, además de repasar conocimientos y concienciarme sobre riesgos que ignoraba (por ejemplo, que robar un coche mediante hacking en radio frecuencia es más fácil que sacarse el carnet de conducir, como explicó Teresa Algarra), regresé con ganas de corregir algunos malos hábitos que he ido adquiriendo inconscientemente a lo largo de los años tanto a un lado como al otro de la pantalla del ordenador.

El primer paso: desactivar el plugin de Google Analytics

Otro día te hablaré de cómo puedes proteger tu privacidad como usuario. Déjame que hoy te cuente lo primero que deberías hacer si tienes una página web y te preocupa la privacidad de tus usuarios: estoy hablando, efectivamente, de desactivar el plugin de Google Analytics.

Analytics es un servicio muy potente de Google para analizar el tráfico de tu web. Te permite conocer desde los datos más básicos, como el número de visitas diario y desde qué zona del mundo te visitan, hasta información más avanzada, como el sistema operativo y la resolución de pantalla de tus usuarios, cómo han aterrizado en tu web, cuánto ha durado su sesión, etc. Estos números te permiten segmentar a tu audiencia, medir el impacto de tus estrategias de marketing, adaptar el diseño y los contenidos de tu página, planificar campañas de anuncios y, en definitiva, conseguir más usuarios y conversiones.

Yo mismo lo he estado utilizando y doy fe de que es un servicio realmente útil, pero plantea serios problemas desde la perspectiva de la privacidad. Google Analytics no se instala dentro del servidor donde tienes la página, sino que funciona en el servidor de un tercero al que tienes que transferir los datos de tus usuarios a través de un plugin. En otras palabras, pagas a Google las funcionalidades que te ofrece Analytics con los datos de navegación de tus usuarios.

Se suele decir que cuando no pagas por un producto, es que el producto eres tú… O, en este caso, tus usuarios. Quiero que mis usuarios naveguen con la seguridad de que una tercera empresa no está monitorizando su actividad en esta web y de que respeto su privacidad. Por eso he decidido desactivar el plugin de Google Analytics de esta página web y optar por alternativas que me permiten analizar el tráfico sin transferir datos a terceros y asegurando el anonimato de quienes me visitáis.

En la próxima entrada de esta serie sobre privacidad te explicaré con más detalles estas alternativas a Google Analytics. Espero que te haya interesado el tema y, como siempre, te animo a compartir en la sección de comentarios tus dudas o sugerencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.