Por qué es rentable desarrollar software libre

Publicado el 4 de abril de 2017 por en ECM, Software libre

El otro día recomendé a un cliente un software de gestión documental de código abierto que se ajustaba muy bien a su proyecto y, además, resultaba más económico que las otras propuestas que estaba valorando. Era la primera vez que oía hablar de software libre y, cuando le expliqué que lo podía descargar e instalar libremente, me miró con desconfianza. Algo no le cuadraba. No entendía cómo al fabricante le salía rentable compartir el código que tantas horas de trabajo le había costado desarrollar y lo primero que pensó es que quizá el programa no sería lo suficientemente bueno para comercializarse.

Circula por internet una lista de 16 modelos de negocio open source elaborada por Peter Groen y Roger A. Maduro. Ésta te puede dar una idea de cuáles son las fórmulas más habituales para generar dinero gracias al software libre o financiar el desarrollo de un nueva aplicación no privativa, que yo clasifico en tres grandes categorías: venta de servicios, modelo open core y desarrollo colaborativo.

Venta de servicios

La venta de servicios adicionales es la estrategia más extendida en el sector y consiste, como su propio nombre indica, en vender al usuario servicios extra como instalación y configuración de la herramienta, consultoría, soporte técnico, formación, desarrollos a medida, etc. Estos servicios van dirigidos tanto a organizaciones pequeñas, que no cuentan con un equipo de IT propio para realizar estas tareas, como para organizaciones más grandes, que necesitan expertos en la herramienta para integrarla con el resto de sus aplicaciones y necesitan un soporte técnico dedicado.

Una forma cada vez más popular de hacer rentable un proyecto de software libre es, ofrecer al cliente la posibilidad de utilizarlo en la nube a cambio de una suscripción. En este modelo, también conocido como SaaS (Software as a Service), el proveedor está cobrando la instalación y configuración del programa, el almacenamiento de los datos, el hardware, la administración del servidor, la actualización del software, además de otros servicios que se acuerden entre el cliente y el proveedor. Es una fórmula atractiva para organizaciones que quieren probar el software antes de decidirse a desplegarlo en sus propios servidores, con el coste que eso conlleva, y para organizaciones que no cuentan con recursos para administrar un servidor, garantizar la seguridad de su información, etc.

El soporte técnico es uno de los servicios que venden los fabricantes de software libre

Modelo open core

Otra forma de hacer rentable una aplicación de código abierto es ofrecer una versión premium, profesional o enterprise con funcionalidades adicionales a la versión community. Este contenido de pago puede consistir en add-ons, acceso anticipado a actualizaciones, forks que mejoran la experiencia de usuario, etc. En este modelo de negocio, el núcleo del programa es de código abierto, pero las capas que se le agregan encima no lo son.

Este modelo es común en fabricantes que están realizando una transición del software privativo al software libre y aún no confían plenamente en las posibilidades de un modelo de negocio 100% open source. Estas empresas suelen ofrecer una versión de libre descarga con contenido recortado como “gancho” para que los clientes prueben el programa y paguen por pasar a la versión completa, por lo que muchos consideran que no podemos hablar con propiedad de que sigan un modelo open source. Un caso típico en el mercado de los ECM es Alfresco.

Aunque comparto esta crítica, creo que hay que distinguir entre los fabricantes que utilizan el código abierto como estrategia de marketing y aquellos que financian el desarrollo de nuevo código ofreciendo acceso anticipado mediante una suscripción, pero lo liberan pasado un tiempo.

Github, la mayor comunidad de desarrollo de software libre

Desarrollo colaborativo

Puede ocurrir que varias empresas tengan la misma necesidad y colaboren entre ellas para desarrollar una tecnología que permita resolverla. También es frecuente que una empresa usuaria de una determinada aplicación de código abierto contribuya a que sea mejor, ya sea financiando su desarrollo o dedicando tiempo de sus propios desarrolladores a mejorar el código. O que una empresa haya desarrollado un programa y decida compartir el código en comunidades como GitHub para beneficiarse de las mejoras que realizan otros desarrolladores.

Ejemplos no faltan de cualquiera de estas situaciones. Cada vez más organizaciones abrazan este modelo porque se han percatado de que desarrollar software de manera colaborativa es más rentable que hacerlo de manera competitiva. Esto no significa que las estas empresas hayan dejado de competir entre ellas; sin embargo, han entendido que no deben competir por tener el mejor código, sino por ser quienes mejor lo sepan aprovechar para dar valor a sus clientes.

Como ves, el software libre no está reñido con la generación de negocio. Espero que esta entrada te haya servido para confiar en el software libre y de código abierto si eras de los que cuestionaba su calidad, y estoy a tu disposición si te has quedado con tus dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.