Infografía: Cinco falsos mitos sobre el software libre

Publicado el 7 de febrero de 2017 por en Infografías, Software libre

El software libre y de código abierto ha ganado la batalla al software privativo y cada vez más usuarios particulares, administraciones públicas y empresas disfrutan de sus beneficios. Pese a todo, algunos falsos mitos se resisten a desaparecer. Hoy te traigo una infografía desmontando los 5 falsos mitos que más escucho o leo en mi día a día, incluyendo la equivocada creencia (extendida incluso entre los convencidos) de que software libre significa software gratuito.

Infografía: 5 falsos mitos sobre el software libre

1. Es menos seguro

Como expliqué en una entrada reciente, el software libre no solo no compromete la seguridad sino que la hace accesible a todo el mundo. Aunque a primera vista desarrollar en código abierto pueda parecer menos seguro que hacerlo manteniendo en secreto el código, la seguridad por oscuridad no es eficaz. Por el contrario, el hecho de que la comunidad de desarrolladores y usuarios tenga la libertad de estudiar y modificar el código permite que se encuentren y arreglen antes sus posibles vulnerabilidades.

2. Significa software gratuito

No es la gratuidad lo que define al software libre, sino la libertad de ejecutarlo, estudiarlo, distribuirlo y mejorarlo. En inglés “free software” puede significar tanto “software libre” como “software gratuito”, lo que llevó a Richard Stallman a explicar que “debemos pensar en la acepción de libre como en ‘libertad de expresión’ y no como en ‘barra libre de cerveza'”. Existe software privativo gratuito, como el freeware y el software pirata, y software libre de pago.

¿Software libre de pago? ¿Pero no había dicho que el código está a disposición de todo el mundo y se puede ejecutar libremente? Sí, pero eso no impide que existan empresas especializadas en vender servicios agregados, como consultoría, servicio técnico, formación, almacenamiento en la nube, administración del sistema, seguridad y personalizaciones. Tú eliges si descargas una versión gratuita sin soporte y la instalas y mantienes con tus propios medios o si pagas a un tercero a cambio de un soporte profesional.

3. Es más difícil de usar

Se sigue escuchando eso de que el software libre es complicado y que hay que ser un friki o un informático para saber usarlo. Sin embargo, la complejidad de un programa no depende de que su código sea cerrado o abierto, sino de cómo esté diseñada la interfaz de usuario, la cantidad de funcionalidades que tenga, la calidad de la documentación, etc. Software libre de uso diario como Android, WordPress o Mozilla Firefox es libre.

4. Es menos compatible

Uno de los falsos mitos más habituales sobre el software libre es que da problemas de compatibilidad. Nada más lejos de la realidad. El software de código abierto fomenta los formatos abiertos, que favorecen la interoperabilidad y la preservación de la información digital.

La razón de que algunos componentes o programas no funcionen en sistemas operativos libres se debe a que la empresa propietaria de ese componente o programa ha restringido su interoperabilidad con algunos sistemas por razones comerciales. Sin embargo, la popularización de sistemas operativos GNU/Linux está conllevando que cada vez más hardware y software sea compatible con ellos. Incluso en el mercado de los videojuegos de PC, tradicionalmente orientado a Windows, se observa una tendencia por parte de los desarrolladores a ofrecer una versión del juego para GNU/Linux.

5. No vale para la empresa

Éste es el último de los falsos mitos. Un 75% de empresas españolas utiliza alguna tipología de software libre según un estudio del CENATIC. El software libre hace accesibles a las PYMES y los profesionales autónomos soluciones tecnológicas profesionales que, de no estar liberadas, no podrían permitirse. En el caso del software de gestión documental, las organizaciones disponen de alternativas sólidas a Documentum, SharePoint y FileNet como OpenKM, Alfresco, Nuxeo y OpenProdoc, que analizo brevemente en el blog de OpenExpo.

Pero no son solamente las organizaciones con menos recursos las que utilizan software libre. Como afirmó en una entrevista Eneko Astigarraga, presidente de ESLE, “los grandes bancos también utilizan el software libre precisamente por seguridad, porque hay miles de desarrolladores mirando la plataforma y es más fácil detectar los problemas”. En el ámbito del Big Data, cada vez más importante en la estrategia de las grandes empresas, soluciones open source como Hadoop y Spark se llevan de calle a las empresas. Y éstos son solamente algunos ejemplos.

¿Te ha resultado útil esta infografía? Te animo a compartirla libremente si es el caso, así como a decirme en la sección de comentarios sobre qué te gustaría que trataran las próximas infografías.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.