Tres maneras de empezar a utilizar Alfresco Community

Publicado el 13 de septiembre de 2016 por en ECM, Software libre

Un requisito previo a la instalación de Alfresco Community es que dispongas de un servidor. Éste puede ser propio si tienes conocimientos suficientes de administración de sistemas o tiempo y ganas suficientes para aprender. En caso contrario, te recomiendo alquilar un servidor virtual privado (VPS) administrado a un proveedor de hosting.

1. Instalación manual de Alfresco en un servidor Linux propio (dificultad media)

Si tienes un equipo disponible en casa y sabes cómo administrar un servidor GNU/Linux, puedes optar por instalar manualmente Alfresco en tu propio servidor. Ésta es la opción más económica y con la que más vas a aprender.

Primero tendrás que instalar un sistema operativo Linux en la máquina que vas a utilizar como servidor. Las distribuciones más corrientes para ejecutar Alfresco son Ubuntu, Debian, CentOS y OpenSuse. Si te surgen dudas, existen muchos tutoriales en internet que explican paso a paso cómo instalar cualquiera de ellas.

El siguiente paso será instalar Alfresco. Esto no es tan sencillo como descargar y abrir un ejecutable, pero tampoco es la tarea más difícil del mundo. Si trabajas habitualmente en Linux y estás acostumbrado a gestionar software desde la terminal, no te resultará muy complejo seguir las instrucciones que encontrarás en la documentación oficial o en blogs especializados.

2. Instalación semiautomática de Alfresco mediante un script en un servidor Linux propio (dificultad media-baja)

Si aún no eres lo bastante diestro con la terminal de Linux o necesitas ahorrar tiempo, te puede interesar instalar Alfresco Community mediante un script. Un script es un documento de texto que contiene las funciones que queremos llevar a cabo. Éstas se ejecutarán en orden cuando ejecutemos el archivo, evitándonos tener que escribir esos comandos uno a uno en la terminal.

Existen scripts para ayudarnos a instalar Alfresco. Loftux AB ofrece libremente en GitHub un script para facilitar la instalación del programa en un servidor Ubuntu. Aparte de la instalación y configuración de Alfresco, incluye la descarga e instalación del software de terceros necesario para su funcionamiento (Tomcat, Ngix, Java JDK, LibreOffice, etc.).

No obstante, utilizar un script no evitará que tengas que realizar algunas tareas manuales a lo largo del proceso de instalación y configuración. Además, antes de ejecutar el script hay que asegurarse de que los enlaces incluidos en el mismo siguen funcionando y actualizarlos en caso contrario. Esto se debe a que las versiones antiguas del software se van eliminando de los servidores de descarga a medida que el software se actualiza.

3. Instalación automática de Alfresco en un VPS administrado (dificultad baja)

¿No tienes suficientes conocimientos de informática o quieres llevar a cabo una instalación rápida para cacharrear con Alfresco Community antes de decidirte a implementarlo en tu organización? Puedes alquilar un servidor a un proveedor que incluya la autoinstalación de Alfresco en la instancia con un click. ProfesionalHosting y Amazon Web Services (AWS) son dos de las empresas que te ofrecen la posibilidad de contratar instancias con instalador de Alfresco incluido.

AWS te ofrece la posibilidad de probar gratuitamente la instancia durante los doce primeros meses. Para ello sólo tienes que crear una cuenta nueva en AWS y crear una nueva instancia EC2 en tu consola. En el primer paso de la configuración, ve a AWS Marketplace y busca la imagen Alfresco Community powered by Bitnami (PV). Cuando elijas el tipo de instancia, asegúrate de escoger t1.micro, ya que es la única que puedes probar sin pagar.

Instalar un servidor Linux y Alfresco es una cosa, y garantizar la seguridad del sistema es otra muy distinta. Si ya has tomado la decisión de trabajar con Alfresco y en tu organización nadie entiende de ciberseguridad, te recomiendo que contrates un VPS administrado para que los informáticos de un tercero protejan tus documentos electrónicos. Un servidor propio no es la opción más económica si los datos almacenados en él no están seguros.

Espero que este post te haya resultado útil y, como de costumbre, te animo a compartir tus dudas o sugerencias en la sección de comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.