La definición más sencilla y completa de software libre la encontramos en la página de GNU. Hablamos de software libre por oposición al software privativo, que es aquel programa o sistema cuyo código fuente pertenece a alguien y no podemos ejecutar, estudiar, distribuir ni modificar libremente.

La popularidad del software libre se debe en buena parte a no tener que pagar licencias de uso, pero su característica esencial no es la gratuidad sino la libertad. En inglés “free software” puede significar tanto “software libre” como “software gratuito”, lo que llevó a Richard Stallman a decir que debemos pensar en “free as in freedom”. Software libre no quiere decir software gratuito, al igual que software propietario no quiere decir software de pago. El freeware y el software pirata son claros ejemplos de software gratuito que no es libre.

La libertad de ejecutar, copiar, distribuir y estudiar el software construye una sociedad más justa y permite a desarrolladores de todo el mundo colaborar entre ellos para producir código de mayor calidad.

Éstos son cinco beneficios que el software libre aportará a tu organización:

1. Eficiencia

El software libre está publicado bajo licencia GPL, que permite al usuario disponer gratuitamente de una copia del software. Algunos desarrolladores de software libre ofrecen también la posibilidad de adquirir una versión de pago para el usuario que desee prestaciones adicionales, como soporte técnico, cifrado de contenido, actualizaciones, etc. Ejemplos de ello son Red Hat Enterprise Linux, SUSE Linux Enterprise y Alfresco One, versiones comerciales de Fedora, Open SUSE y Alfresco Community respectivamente. En estos casos las organizaciones se ahorran los costes de las licencias de uso y solamente pagan por el trabajo de los profesionales.

2. Rendimiento y estabilidad

¿Pagas menos porque recibes menos prestaciones o realmente es más eficiente el software libre? Una de las consecuencias de que el código del software sea público y cualquiera tenga derecho a modificarlo es que la comunidad de usuarios contribuye a mejorarlo constantemente, lo que atrae cada vez más desarrolladores al campo del software libre. Sistemas operativos y programas tan populares como Android, Mozilla Firefox y WordPress son libres. Al entrar en una página web tenemos un 60% de probabilidades de estar usando software libre, ya que tres de cada cinco sitios web funcionan con Apache o Nginx. La propia NASA corre GNU/Linux y programas libres en sus equipos, consciente de su rendimiento y estabilidad.

3. Independencia

Trabajar con software privativo genera una gran dependencia hacia el proveedor del producto, mayor aun si se trata de servicios en la nube. Cuando el software que utilizamos pertenece a otro, nos atamos a los planes de negocio de un tercero. Esta situación tiene consecuencias críticas al nivel de los documentos electrónicos, que pueden dejar de ser usables si no migramos su contenido a los nuevos formatos ni disponemos de una versión del software compatible con la de nuestros socios y clientes. El software libre libera a las organizaciones de esta dependencia, permitiéndoles actualizar gratuitamente y negociar con el proveedor o cambiar a uno nuevo sin el miedo a perder las implementaciones y los desarrollos realizados en el programa.

4. Personalización

El software libre permite estudiar y reescribir el código fuente del programa, no solamente para mejorar su rendimiento y su estabilidad, sino también para ajustarlo a las necesidades específicas de cada organización. La informática se debería adaptar a las expectativas de las organizaciones y no al revés. Utilizando software libre, los recursos que dejas de gastar en licencias puedes dedicarlos a personalizar el programa con total libertad. Esta adaptabilidad es una de las mayores ventajas del software libre frente al software privativo, cuyo código, cerrado y rígido por definición, no admite modificaciones significativas.

5. Sostenibilidad

El software libre contribuye a la sostenibilidad económica, ecológica y social. Disminuye los gastos de las organizaciones porque es más eficiente que el software privativo. Reduce el gasto energético y alarga la vida útil del hardware, cuidando de ese modo el medio ambiente. Y reporta beneficios a la sociedad en su conjunto, al dar libre acceso al software, compartir el conocimiento y fomentar la economía social.

Frente a la idea de que el software libre está reservado a una minoría por su supuesta complejidad, lo cierto es que está cada día más extendido tanto en el sector público como en el privado. Un 75% de las empresas españolas utiliza alguna tipología de software libres. Hay muchos ejemplos de software libre utilizado en el ámbito de la gestión documental. Quizá el más conocido de todos sea el gestor documental Alfresco, que según la consultora independiente Forrester lidera el mercado junto a los programas de empresas como IBM (FileNet) y EMC (Documentum) y continúa creciendo.

Bandada de aves a contraluz

Descarga gratis mi libro electrónico

Suscríbete y recibe mi libro electrónico "La gestión documental en el sector de la intervención social":
  • 12 capítulos
  • 2 infografías
  • 1 caso práctico